Mljet

Mljet

Dado que desde hace siglos gravitaba hacia Dubrovnik, la isla de Mljet hoy sigue comunicada con este centro turístico, pero además de una línea de barco no comparten casi nada. Es decir, esta isla más arbolada del Adriático y a la vez el primer Parque Nacional, inmersa en la vida isleña, relajada y tranquila a la manera mediterránea, un poco solitaria, así que si desea una aventura a través de la naturaleza intacta, rodeada por los mitos, Mljet es su tierra prometida a la croata.

 

Además de la rica vegetación, especialmente de uno de los mejor preservados bosques de pino de Alepo y roble en el Mediterráneo, esta isla tiene una costa accidentada con numerosas ensenadas e islotes, cuevas y playas de arena, donde se puede esconder y naufragar en kayak y conquistar un pedazo de sombra lejos del ruido o cualquier otra forma de turismo masivo característico de Dubrovnik. Por eso no extraña que en los últimos años Mljet se haya convertido en un secreto bien guardado entre los piragüistas de todo el mundo.

 

Además de numerosas playas de arena y la naturaleza intacta, descubra varios restos materiales que hablan sobre el solapamiento de culturas en esta isla verde, donde la historia se entreteje con leyendas y mitos. Una de las más conocidas es que el navegante griego Ulises permaneció aquí en su mítico viaje, acompañado por la ninfa Calipso. De ahí el nombre de la mundialmente conocida cueva de Ulises - una perla geológica que le dejará sin aliento por su color azul oscuro. Lo que hace Mljet excepcional es la posibilidad de hacer excursiones más serias, pero también una navegación tranquila por la ensenada Polače.

Ivo Biočina
Desde la localidad después de una breve caminata se llega hasta dos perlas – Lago Menor y Mayor donde se pueden alquilar los kayaks y visitar estos fenómenos kársticos, igual que el islote de Santa María en el medio del lago, donde se encuentra un monasterio benedictino. Pero si es fascinado por Ulises, es posible organizar excursiones de varios días para visitar toda la isla o salir para el archipiélago cercano.
TZO Mljet
Y a medida que reme por la ruta de Ulises al lado de la costa de la isla más verde de Croacia, el paisaje delante de sus ojos cambia dramáticamente y la belleza surge desde cada roca, y usted se dará cuenta de que sigue existiendo un pedazo de paraíso en la tierra.