Brač

Brač

Brač, la isla más grande de Dalmacia, se encuentra a menos de una hora en transporte marítimo regular desde Split, entre la dormida isla de Šolta y la fiestera isla de Hvar. En Brač se encuentra la más alta cumbre de las islas de Dalmacia– Vidova gora, pero también la más famosa playa de este lado del Adriático. En el mundo Brač es conocida como la isla de cultura y aventura, porque se destaca ante otros destinos con más fama por una perfecta combinación entre sus bellezas naturales y el auténtico desenfado mediterráneo. ¿Necesita algo más para salir a explorar la isla, por mar o por algún macadán?

 

La mejor manera de conocer Brač es rodearla remando por la ladera meridional y combinarlo con el senderismo o ciclismo en varios días. Se puede llegar caminando sin ningún esfuerzo a uno de los mayores atractivos de la isla - la playa del Cabo Dorado, que se encuentra cerca de la localidad más antigua de la isla, Bol, rica en historia, pero también en excelentes vinos.

Ya que está en el Cabo Dorado, puede tachar otra cosa increíble de su lista de deseos bañándose y sacando fotos de todos los ángulos posibles de esta lengua de arena conocida a nivel mundial. Pero eso no es todo, la aventura recién empieza.
Aleksandar Gospić
En la playa misma se pueden alquilar kayaks y se puede remar hacia el norte de la playa rumbo al pueblo de Murvica, porque la costa meridional de Brač premiará sólo a los más perserverantes con sus playas inaccesibles en las que a veces caben solo dos personas o con algúna sorpresa imprevista como la cueva Golubinja špilja, escondida en las rocas talladas por la pura fuerza del mar.
Zoran Jelača
Si todavía tiene algunos átomos de fuerza para seguir remando y haciendo senderismo, tendrá la oportunidad única de entrar en el mundo de los sacerdotes glagolíticos en el desierto de Blaca al que se llega por dos kilómetros de macadán directamente desde la costa donde podrá dejar su kayak. El complejo del monasterio es parcialmente tallado en roca, y antes era un observatorio astronómico preservado hasta los más mínimos detalles.

En la ladera noroeste de la isla, más precisamente desde la localidad de Sutivan, las excursiones en kayak le llevan a explorar una costa distinta pero igual de intresante, con playas menos conocidas pero vírgenes, como también conocer los misterios sumbarinos en la ensenada de Likva.

 

Y así toda la isla ofrece grandes y pequeñas historias nacidas en la piedra, esconde una arquitectura original que se parece a las cápsulas de tiempo, pero también conserva su oferta gastronómica, firmemente arraigada en la tradición y en las antiguas maneras de vivir. Le queda a Usted decidirse qué parte le parece más interesante y en qué medida quiere explorar los secretos de la isla de Brač.