Ostras de Ston

Ostras de Ston

En la parte oriental de la península de Pelješac, en el municipio de Ston, hay un área conocida por el cultivo de mejillones y de ostras de la más alta calidad. Según las referencias históricas, las ostras se cultivan en esta área desde el siglo 17, su caza comenzó aún un siglo antes, y se sirven como una golosina desde la época romana. La bahía de Mali Ston se ha demostrado ser particularmente adecuada para el cultivo de este delicioso marisco debido al agua dulce del río de Neretva, que desemboca al mar y a las frecuentes lluvias en el invierno, lo que crea las condiciones ideales para su crecimiento. El mejor momento para colectar las ostras es el mes de marzo, porque es el periodo cuando estos moluscos apreciados son más ricas en carne, y entonces también tienen lugar los Días de la ostra de Mali ston, con degustación de ostras acompañadas de buen vino y diversión para los lugareños y los turistos cada vez más numerosos.

 

Al seleccionar las ostras, se debe tener cuidado y desechar las conchas abiertas, así como las que no están bien apretadas, porque se trata de moluscos malos o muertas que no se comen. Al limpiar las conchas frescas, es importante abrirlas con cuidado sobre un recipiente para no desperdiciar el jugo salado en su interior. Cada ostra debe sujetarse firmemente con un paño y luego introducir la punta del cuchillo entre la parte superior e inferior de la concha. Para abrirlo, es necesario girar el cuchillo y así separar sus dos partes. Luego se corta la carne, se desecha la parte plana de la concha mientras que a la parte redondeada se devuelve la carne y se vierte el jugo que haya salido de la concha al abrirla.

 

Las ostras pueden ser asadas en parrilla, empanadas, horneadas con queso en el horno, añadidas a varias sopas, junto con otros mariscos, preparadas en salsa para la pasta o risotto, pero las más sabrosa son crudas, servidas en hielo con unas gotas de jugo de limón. Las ostras se sirven en general en grupos de seis o doce conchas, se pueden combinar con vinos tintos y blancos, mientras que una experiencia gastronómica especial será si se combinan con el vino espumoso perfectamente refrigerado. Mucha gente considera las ostras como un afrodisíaco natural, que es uno de los secretos de su popularidad.