Monje benevolente del mar

Monje benevolente del mar

La criatura la más linda del mar Adriático y en grave peligro de extinción

En el mar Adriático viven muchas especies animales. Los crustáceos, las conchas, las peces, los pulpos, los calamares... Bajo el nombre latín Monachus monachus se esconde la foca monje del Mediterráneo, una de las criaturas las más lindas del mar Adriático siendo en grave peligro de extinción. A lo largo de la costa adriática fue conocida ya en los tiempos remotos y la gente le daba diferentes nombres, siendo conocida en Croacia como «hombre de mar», el «oso de mar» o el «monje de mar».

 

Estos gigantes amables de la familia de los fócidos, que pueden alcanzar el tamaño de 2,5 de largo y un peso de más de 300 kilogramos, desde hace milenios son la parte inevitable de la cultura mediterránea. En la Antigua Grecia fueron protegidas por los dioses Poseidón y Apolo, siendo también mencionadas en las obras de Homero y de Aristóteles. Una de las primeras monedas forjadas hace unos 500 años antes de Cristo llevaba la cabeza de la foca monje del Mediterráneo.

 

Fue oficialmente descrita por la primera vez en 1777, después de que un animal fue captado cerca de la isla de Cres y durante los siglos 17 y 18 estaba presente a lo largo de la costa oriental del Adriático. En el siglo 19 denuncian su presencia en el mar Adriático del norte y en Dalmacia. A mediados del siglo pasado el número de las focas monjes del Mediterráneo disminuyó y desde el año 1935 ha sido protegida por el Decreto dálmata, que fue la primera decisión de tal índole en el mundo.

Blue World Institute

Aunque hace unos cien años hubiera vivido en el entero mar Adriático, hoy en día la foca monje del Mediterráneo es uno de los mamíferos en grave peligro de extinción. En el pasado estos animales magníficos vivían en grupos, mientras que recientemente aparecen raros ejemplares solitarios.

el «hombre de mar»

Una de ellos se convirtió en una estrella mediática. Esta criatura adorable y dócil solía tumbarse en las playas de Istria y gozar los rayos de Sol y el tiempo caliente, justamente como la gente. Desgraciadamente, el favorito de toda la Croacia se murió en 2014, pero otros ejemplares de este animal magnifico aparecen de vez en cuando en el mar Adriático.

Dentro de la belleza mítica de la isla de Biševo se encuentra la Cueva de oso. La cueva la más larga adriática (unos 160 metros) fue protegida en 1967 y lleva su nombre por su habitante anciano - foca monje del Mediterráneo.